viernes, 23 de septiembre de 2022

REACCIONES A "17 DE SEPTIEMBRE. FUNDACIÓN Y MITOS DEL NACIONALISMO ESPAÑOL"

Mi último trabajo, "17 de septiembre. Fundación y mitos del nacionalismo español", está generando la polémica que necesitaba para comprobar la efectividad de la línea que propongo al conflictivo día oficial. 

CUESTIÓN DE FONDO

Durante años, los nativos nos hemos adaptado a la lógica del discurso nacionalista español, que reduce el debate a si las Conquistas de Ceuta y Melilla fueron, o no, actos violentos. Al aceptar su discurso definimos su hegemonía y caemos en la trampa de fondo, aceptar que Sebta y Mric, son ciudades españolas desde siglos (y nosotros extranjeros en origen en ellas). En "17 de septiembre. Fundación y mitos del nacionalismo español", planteo un crítico discurso propio.  


MITOS NACIONALISTAS

Para empezar, los días que conmemoran una mitad de melillenses, en transición a ser una minoría intransigente, no son los días fundacionales de las actuales ciudades de Melilla y Ceuta. Ceuta y Melilla inician su andadura como las actuales ciudades españolas que son mediante la Real Orden del 17 de febrero de 1864, que permite el establecimiento de población civil en las Plazas. Para llegar a esa Real Orden se tuvo previamente que declarar a los enclaves como puertos francos (Ley del 20 de mayo de 1863) y deportar a la población nativa (Convenio para arreglar las cuestiones de límites de Melilla). Éstos son los orígenes de las ciudades de Ceuta y Melilla, que culminarán en el el Real Decreto 127/1907 del 6 de mayo, por el que se clausurará el Presidio, llevándose a los presos a España o permitiéndoseles habitar nuestras tierras como colonos. Discutir la conquista de Pedro de Estopiñán es poco más que negar los verdaderos orígenes de la ciudad y dar por bueno el mito del nacionalismo.

LA CELEBRACIÓN DEL DÍA DE ESTOPIÑÁN COMO EL DÍA MELILLA, UN INVENTO DE APROME 

Por otro lado, el libro trata sobre los orígenes de la propia festividad de la Conquista como día de Melilla. Un desafío al imaginario colonial que cree que desde hace 500 años, el día de la Conquista se celebra todos los años como día de MelillaNada más lejos de la realidad. La celebracióncomo el día oficial de Melilla, del día de la Conquista (que per se nunca fue costumbre celebrar) es muy reciente, 1985, y está muy ligada a la extrema derecha melillense (APROME).

Sólo se celebrará oficialmente desde septiembre de 1991, cuando la instituyó un Gobierno de coalición del PP con la extrema derecha (PNM), efluvio de APROME. Con anterioridad se venía celebrando de manera oficiosa, desde septiembre de 1985, con la llamada Movida Azul, en el contexto de la publicación del borrador de Estatuto de Melilla. En mi libro recojo, con carácter inédito, que con motivo del día de la Conquista, que no era costumbre celebrardos asociaciones de vecinos melillenses, Peña Flamenca e Hijos de Melilla, más unos particulares, solicitaron honrar la bandera azul, propuesta como bandera autonómica. En el acto tuvieron especial protagonismo los miembros de APROME, Juan Díaz de la Cortina y Amalio Jiménez. De hecho, los radicales de APROME fueron los primeros en defender que el día de la Conquista (que no era costumbre de los españoles celebrar) debía ser el día oficial de la Comunidad Autónoma de Melilla

El 17 de septiembre de 1985, fue la fecha clave porque el Alcalde socialista, Gonzalo Hernández, se sumó al fervorín ultraderechista, dándole apariencia institucional y desde entonces el Ayuntamiento siempre ha identificado el día de la Conquista con el día de MelillaCon anterioridad, el día de la Conquista no fue considerado, salvo por la extrema-derecha, como día oficial de Melilla. Las portadas de la prensa melillense desde 1981 a 1990 son totalmente elocuentes y muestran hasta las dificultades para implantar un día sin arraigo en nuestra ciudad antes de 1985:






Por supuesto, incluso la celebración del día de la Conquista, sin relacionarse con el día de Melilla, no era ninguna costumbre su conmemoracióncomo reconoció el propio Amalio Jiménez, el 17 de septiembre de 1985:

Melillense, hoy 17 de septiembre de 1985, iniciamos un movimiento que debemos convertir en tradición. (Diario Melilla Hoy, edición del 17 de septiembre de 1985)

EL ACOSO DE LOS NACIONALISTAS A LOS QUE NOS OPONEMOS A SUS MITOS 

Este relato, entiendo perfectamente que pueda generar malestar en los sectores abiertamente colonialistas y en los que aun disimulando albergan irracionales temores raciales de que los nativos tengan un discurso coherente que pudiera actuar como argamasa, dañando sus intereses parasitarios en nuestra tierra. Ante eso se han aireado una plétora de insultos personales, que no reproduciré porque sólo hablan de quien los eyecta, y que por lo que a mí respecta ya están perdonados.

Junto a esos insultos, hay un gracioso recurso que sí merece alguna breve atención. Hay quien está defendiendo que el día de la Conquista se celebró en Melilla hasta el período republicano, tras venir Francisco Franco y los nacionales lo habrían cambiado.

 

A los insultos no tiene sentido responder, pero a las falsedades sí. No hay ninguna fuente ni ningún historiador que sostenga que durante los años de la II República se celebrara como costumbre anual el día de la Conquista como día de Melilla hasta venir Franco y los nacionales y lo abolieran. Si hubiera sido así, historiadores revisionistas de izquierda melillenses como don Vicente Moga o doña María Elena Fernández Díaz, ya lo hubiera documentado. Sería un crimen más del franquismo. 

Además, si hubiera habido celebraciones anuales del día de la Conquista como día de Melilla durante la dictadura de Primo de Rivera y la II República, estarían documentadas anualmente en la primera plana de la prensa. Adjuntamos para el lector, las portadas del Telegrama del Rif, correspondientes al día 17 de septiembre (día de la Conquista) de los años republicanos para que pueda comprobar la nula cobertura de noticias al respecto.





 Este inexplicable silencio informativo sobre una supuesta celebración melillense anual (el día de Estopiñán) contrastaría con la cobertura que sí se daba a una celebración anual melillense, como son las fiestas patronales. ¿Por qué aparecería las fiestas a la Patrona y se ocultarían las supuestas fiestas que se celebraban en honor a Pedro de Estopiñán? 

La teoría formada a base de conjeturas, choca además con que fue un nacional, Francisco Mir Berlanga, uno de los propulsores de la celebración del día de la Conquista como día de Melilla, levantando el 17 de septiembre de 1970 la efigie a Pedro de Estopiñán, que se honra todos los años en Melilla, desde el 17 de septiembre de 1985 (no, antes).

Estas conjeturas nacen de un recorte de la edición del 17 de septiembre de 1922 del Telegrama del Rif que documenta, en la comunidad marroquí de Farjana, aledaña a Melilla, UNA celebración de la Conquista, sin relación con un supuesto día de Melilla. Nuestro crítico no repara, o no quiere reparar, en que costumbre es la práctica tradicional de una colectividad o de un lugar. Para que el día de la Conquista podamos considerarlo como una costumbre melillense ha de documentarse su práctica repetida en el tiempo y no ser una anécdota. Quien sostenga que el día de la Conquista era una costumbre que celebraban los melillenses habrá de precisar cada cuánto lo celebraban y fundamentar esa práctica en la hemeroteca. Todo lo demás son dispersiones. 

Por otra parte, lo que se establece desde el 17 de septiembre de 1985 es la identificación e imposición del día de la Conquista,  como el día de Melilla. Genealidad de APROME (la extrema derecha) en su ristra de provocaciones a los nativos melillenses. Así lo reconoció el propio Senador por Melilla (socialista), don Miguel Ángel Roldán, en un texto que hace obvio el inicio en 1985 de esta "tradición reciente":

El pueblo está pidiendo que se le respete, NECESITA CELEBRAR SU DÍA. Esto es legítimo y acorde. Pero QUE SE ORGANICE DE LA FORMA QUE SE HA HECHO, va a tener, en mi opinión, a medio plazo, un efecto contrario

Me temo que esto de la movida azul... será un poco una réplica a determinados colectivos... y qué puede ocurrir. Hay una población de Melilla de religión distinta a la oficial que puede instaurar el día que el primer musulmán consiguió el carnet de identidad. También es un acto de españolismo... 

YO CREO QUE SE ESTÁN MANEJANDO PELIGROSAMENTE SÍMBOLOS EN NOMBRE DEL SENTIMIENTO DE UN PUEBLO... con un folklorismo que es IRRESPETUOSO para ese mismo pueblo" 

La cuestión poco tiene que ver con una celebración puntual del día de la Conquista en el año 1922, que el algún usuario, precipitadamente extiende a costumbre celebrada todos los años hasta que Franco la abolió (mentira, hasta que lo pueda demostrar). Tampoco tiene qué ver con obras de los cincuenta como "La llegada de Pedro de Estopiñán a Melilla" de Vicente Maeso (que se podrían haber citado también, o las declaraciones del Ayuntamiento de Melilla reconociendo la figura de Pedro de Estopiñán, tampoco aludidas). No se habla del día de la Conquista per se, celebración que no era costumbre en Melilla celebrar, sino de su asociación desde 1985 con el día de Melilla y por ende de todos los melillenses.

Lo que criticó el señor Miguel Ángel Roldán el 18 de septiembre de 1985 es lo que llevamos criticando los nativos desde entonces y es la tesis central de mi libro. La identificación del día de la Conquista (que no era costumbre de los españoles celebrar) con el día de Melilla, es de 1985 y sus ideólogos fueron los ultraderechistas de APROME. Esta identificación se hizo sin ningún tipo de consenso, porque la influyeron los que no creían en los consensos sino en las deportaciones de melillenses razón a su raza, de ahí que genere los actuales conflictos que laceran nuestra convivencia, en tantos otros sentidos ejemplar. 

Por esta razón, fue criticado no sólo por el Senador de Melilla de la época sino por periodistas como el señor Fernando Belmonte que en 1990 declaraba los siguiente desde su tribuna en el diario Melilla Hoy.

Por supuesto, estoy muy contento de que "17 de septiembre. Fundación y mitos del nacionalismo español" genere reacciones, de apoyo entre los nativos y de condena entre los colonialistas. Significa que vamos en la dirección correcta, hacia un día más inclusivo y justo.

         

0 comments:

Publicar un comentario