domingo, 15 de mayo de 2022

EL ASESINATO DEL CHRIF MUḤAND AMEẒYAN (I): UN CASO DE NIEZ O INOCENCIA SAGRADA

Poco después de las seis de la mañana, una sección de caballería de las fuerzas regulares indígenas, recibió orden de efectuar un reconocimiento en un barranco próximo a Taurart-Hamed. Los ginetes -sic- quedaron sorprendidos ante la presencia de un grupo de kabileños, que no excederían de cincuenta, la mayoría a caballo, que avanzaban a su encuentro en actitud pacífica

Cuando se encontraron a unos doscientos pasos, los rebeldes se detuvieron, destacándose uno de ellos, que avanzó decidido hacia los regulares, en tanto que les gritaba:

—¡No tirar, que nosotros no queremos haceros daño!

El que así hablaba, que no era otro que MIZZIÁN, dándose a conocer, excitó en alta voz, y cada vez más cerca, a los regulares, a que abandonaran las filas españolas y se unieran a los rebeldes, prometiéndoles recompensarles con larguez.

Estas palabras, pronunciadas con la rapidez que las circunstancias exigían, lejos de alagar a quienes iban dirigidas, excitaron su enojo, y una descarga de ocho o diez disparon, paso término a la extraña perforación. En este momento se vio caer al suelo mortalmente herido el jefe rebelde.

Los que le escoltaban, pretendieron acercarse, con ánimo, sin duda, de recoger a su jefe, más nuevos y continuados disparos de los regulares, les pusieron en precipitada fuga. Cinco de ellos pagaron también con su vida sus atrevidos propósitos.

A las fuerzas indígenas se unieron otras de distintas armas, y acto seguido, se procedió a recoger el cadaver, que fue trasladado a Ulad-Ganen, en donde S.E. el Capitán General tenía establecido su Cuartel general.   

La noticia de la muerte del Mizzian, circuló bien pronto por los distintos lugares en donde operaban nuestros soldados, los cuales dando rienda suelta a su entusiasmo, prorrumpieron en atronadores vítores a España y al Ejército.   

                                                                                                                                      CONTINUARÁ...




         

0 comments:

Publicar un comentario